El futuro del PSOE

Quiénes son y a qué se dedican los exdirigentes del PSOE que piden dejar gobernar al PP

¿Quiénes son y a qué se dedican los exdirigentes del PSOE que apuestan por la gran coalición?

Ibon Uría

La actual dirección del PSOE lo expone con claridad: Pedro Sánchez y los suyos no van a facilitar un Gobierno del PP, ni con un voto a favor de los conservadores ni con una abstención. Y, por supuesto, nada de gran coalición. Los miembros de la ejecutiva no quieren ni oír hablar de ello. Es el mensaje que repiten desde el 20-D y, aunque por ahora no han avanzado en lo que a reunir una mayoría alternativa se refiere, es el que expresan siempre que se les pregunta por ello. Y también es, recuerdan con frecuencia, lo que acordó el Comité Federal el pasado 28 de diciembre por práctica unanimidad.

Sería "indultar la corrupción" de los de Rajoy, dijo este jueves el secretario de Organización socialista, César Luena. "Lo que nos están pidiendo millones de españoles es que el PP deje de ser Gobierno", apuntó un día antes el propio Pedro Sánchez. "Ni por acción ni por omisión" hay que apoyar a Rajoy, expresó Mario Jiménez, portavoz del PSOE en el Parlamento andaluz y hombre fuerte de Susana Díaz. En esa misma línea han hablado los líderes del partido en Castilla-La Mancha, Comunitat Valenciana, Aragón, Navarra... El último ha sido Miquel Iceta, del PSC: "Soy contrario a una gran coalición", subrayó.

La tesis de negarle el apoyo al PP la comparte igualmente el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, para quien una maniobra de esa índole implicaría "liquidar" al PSOE. Según las fuentes del entorno más próximo a Zapatero consultadas por infoLibre, el que fuera líder del partido hasta 2012 considera que facilitar el Gobierno al PP dejaría a Podemos como única alternativa a los de Rajoy. Zapatero cree que lo más probable es que se repitan las generales. Opina, de hecho, que es "prácticamente" inevitable, dadas las dificultades para pactar con Podemos y la fragmentación del Congreso salido del 20-D.

La vieja guardia insiste

Pero hay quien en el PSOE no quiere dar su brazo a torcer. Quien mantiene que un pacto con Podemos es la peor de las salidas. Que los de Pablo Iglesias son "puro leninismo 3.0", políticos que quieren "liquidar el marco democrático de convivencia" y que mantienen "posiciones parecidas a las de sus aliados en Venezuela", en palabras del expresidente Felipe González. Y que, precisamente por eso, habría que dejar gobernar al PP como mal menor. Nada de "actitudes inmovilistas" o "Gobiernos anti lo que sea", recetó el expresidente: "Ni el PP ni el PSOE deberían impedir que el otro gobierne".

Hay quien desde las propias filas socialistas pide una gran coalición, quien aboga por el trío PP-PSOE-Ciudadanos –misma vía que defiende el presidente de PRISA, Juan Luis Cebrián– y quien ni siquiera descarta la idea de un Ejecutivo en minoría del PP con el beneplácito de los socialistas. En definitiva, la solución esbozada por Felipe González ha sido defendida en múltiples versiones y admite variaciones, aunque todas con un nexo común: que el PSOE tiene que renunciar a encabezar el próximo Gobierno.

Es la tesis de los Leguina, Corcuera, Solchaga, Gómez-Navarro... Desde el 20-D son una docena larga los exdirigentes socialistas que se han pronunciado en público en este sentido, en comunicados, entrevistas o incluso portadas. Algunos de ellos se citaron este jueves en Madrid. Comieron juntos y acordaron remitir un texto al Comité Federal del sábado. Básicamente para advertir de que el PSOE tiene que ser el partido de la "responsabilidad" –del "acuerdo constitucionalista", dijo Leguina– y no el que "se suicide" junto al partido de Iglesias.

¿Pero, quiénes son los socialistas de la vieja guardia que piden dejar gobernar al PP? ¿A qué se dedican ahora, tras su salida de la política? infoLibre repasa los nombres y actividades de estos exdirigentes del PSOE.

1. Felipe González

En su entrevista con El País el expresidente del Gobierno no que se reflejara negro sobre blanco su apuesta por una fórmula concreta para la gobernabilidad. Eso sería "mucho pedir", dijo. Pero sí descartó varias opciones. ¿La gran coalición PP-PSOE-Ciudadanos? "De ninguna manera". ¿Un Gobierno anti-PP? "A mí no me gustan los Gobierno anti lo que sea". ¿Y un gabinete progresista? "Ojalá existiera una mayoría progresista y reformista, porque esa sería la opción que preferiría, pero no creo que exista", replicó. Así que, al final, se limitó a pedir que "ni el PP ni el PSOE" impidan "que el otro gobierne".

Felipe González abandonó el Gobierno en 1996, aunque fue diputado en el Congreso hasta 2004. Desde entonces ha dado conferencias y ha partipado en numerosos seminarios, muchos de ellos en Latinoamérica. Además ha ocupado varios cargos institucionales. Entre 2009 y 2012, por ejemplo, fue presidente del Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana, cargo para el que fue nombrado por la Junta de Andalucía. 

En el terreno empresarial, González se sentó en el consejo de administración de Gas Natural Fenosa entre finales de 2010 y mediados de 2015. En ese periodo se embolsó algo más de medio millón de euros. Ante las críticas, respondió que no había incompatibilidades "éticas" y que aceptó el sillón porque le "interesaba" conocer "el tema de la energía". "Me hubiera ido mejor asesorando a empresas con domicilio fiscal en las islas Caimán", se justificó en enero de 2014. En esa misma fecha anunció, sin embargo, que tenía previsto dejar el consejo de la eléctrica poco después. ¿El motivo? "Es muy aburrido", argumentó.

Luego se desdijo, y tardó un año más en abandonar el cargo. Eso ocurrió en mayo de 2015. Poco antes, en marzo, había aceptado asumir la defensa de los políticos venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma, lo que le valió críticas del presidente Maduro y la declaración de persona non grata por el Parlamento de aquel país. Sobre Latinoamérica, precisamente, han sido algunas de sus declaraciones más polémicas. Dijo, por ejemplo, que Pinochet "respetaba mucho más los derechos humanos que el paraíso de paz y prosperidad de Maduro".

El expresidente tampoco ha sido ajeno a los titulares de prensa en España. Fue uno de los primeros en defender abiertamente la gran coalición a la alemana. "Si el país lo necesita", apostilló apenas 15 días antes de las elecciones europeas de 2014. González, finalmente, creó en octubre de 2013 la Fundación Felipe González para el estudio de su propia figura. Él mismo la preside desde entonces, mientras que de la dirección de la entidad se encarga Rocío Martínez-Sampere, una exdiputada del PSC que abandonó su escaño y a los socialistas catalanes tras críticas a la dirección del partido.

2. Alfonso Guerra

El eterno diputado. Guerra se afilió con 22 años al PSOE. Con 37 logró un escaño en el Congreso de los Diputados –corría 1977–, y allí permaneció ininterrumpidamente hasta 2014, cuando renunció al acta y anunció que dejaba la política. Fue el único diputado reelegido una vez tras otra sin excepción desde la legislatura constituyente. Durante esos años ocupó además cargos como la Vicesecretaría general del PSOE (1979-1997), la Vicepresidencia del Gobierno (1982-1991) y la Presidencia de la Comisión Constitucional y la de Presupuestos en la Cámara baja.

En la actualidad es presidente del consejo de redacción de la revista Temas. Este jueves se pronunció públicamente para exigir al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que sea "muy sensato", que diga la "verdad" y que, sobre todo, tenga en cuenta los intereses del país. Anteriormente, en un artículo en la revista Tiempo, aseguró que el PSOE tiene una "dificultad insalvable" para conformar una mayoría: el "inventado derecho a decidir", por lo que consideró más probable que el PP gobierne en minoría o que se repitan las elecciones.

3. Elena Salgado

A lo largo de las dos legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero, Salgado ocupó las carteras de Sanidad y Consumo (2004-2007), Administraciones Públicas (2007-2007) y Economía y Hacienda (2009-2011). Tras la salida de Rubalcaba del Gobierno, pasó a ocupar la Vicepresidecia de Asuntos Económicos. Después dejó la política. No repitió como diputada y en su lugar lo intentó, por ejemplo, como conferenciante. A través de la agencia Thinking Heads Agency, se ofreció para dar charlas sobre Sanidad, Administraciones Públicas y Economía. El intento no duró demasiado. En 2013 dejó de ofertarse como oradora.

Pese a ese revés Salgado logró colocarse en varios consejos de administración. Por ejemplo, en el de Endesa. La eléctrica fichó a la exministra para ocupar un cargo en Chilectra, su distribuidora en Chile. Su sueldo era de aproximadamente 5.200 euros al mes. A finales de 2014 la firma anunció la salida de Salgado. También ocupó uno de los sillones del consejo asesor de Abertis en Madrid.

Su última aventura es Elsa & Partners. La exvicepresidenta registró esa consultora privada apenas dos meses después de dejar el Gobierno. Su objeto social, según consta en el Boletín Oficial del Registro Mercantil es el "asesoramiento estratégico a entidades de derecho público y privado en el ámbito económico, político y social". El pasado 1 de mayo de 2015, según publicó Interviúinscribió la firma en el registro de lobbies de la Unión Europea, un paso clave para poner actuar como grupo de presión a sueldo de otras empresas. La sociedad negó realizar actividades de lobby.

Salgado forma además parte de la Fundación España Constitucional, la entidad que esta misma semana pidió "un Gobierno de amplio respaldo" formado por "dos o más partidos constitucionalistas". En el actual contexto, señaló la entidad en un comunicado, "cabe una gran coalición".

4. José Bono

Histórico presidente socialista de Castilla-La Mancha, ministro de Defensa en el primer mandato de Zapatero –contra quien perdió en 2000, cuando aspiraba a la secretaría general del PSOE– y presidente del Congreso de los Diputados en el segundo, José Bono es otro de los integrantes de la Fundación España Constitucional que se pronunció a favor de un acuerdo entre las dos grandes formaciones políticas del bipartidismo la pasada semana. La tesis no es nueva en él. Ya a finales de 2012 apostó públicamente por la gran coalición de conservadores y socialistas. ¿El objetivo? Preservar "la unidad de España", argumentó entonces.

Al margen de los cargos de diputado y presidente autonómico, Bono pasó dos años en el Consejo de Estado, entre 2006 y 2008, antes de ser elegido presidente del Congreso. Es, además, autor de varios libros: José Bono de cerca (1995), José Bono se presenta (1999), José Bono con todos (2003) y también de sus memorias, publicadas en 2012 bajo el título Les voy a contar. Diarios.

5. Carlos Solchaga

Solchaga entró en 1978 en la Ejecutiva del PSOE de Euskadi y cuatro años después se convirtió en ministro. De Industria y Energía durante el primer mandato de Felipe González, y de Economía y Hacienda entre 1985 y 1993. Dejó la política en mayo de 1994, cuando dimitió de la Presidencia del Grupo Parlamentario Socialista y también de su escaño. Desde entonces ha opinado con frecuencia sobre la economía española y fue asesor de la candidatura de Tomás Gómez a la Comunidad de Madrid en 2011. El pasado diciembre afirmó que un compromiso de PP y PSOE era la salida "menos mala" tras el 20-D.

Inmediatamente después de dejar el Congreso, Solchaga dio el salto a los medios de comunicación y se convirtió en presidente del consejo editorial del Grupo Recoletos. Dimitió en noviembre de 1998, por su oposición a la alianza con Unedisa, editora de El Mundo. Un año más tarde fundó Solchaga, Recio & Asociados, una consultora estratégica para grandes empresas de la que es socio director.

A día de hoy, Solchaga ocupa al menos otros cinco cargos: es vocal del consejo de administración de Pharmamar –una biotecnológica centrada en el ámbito de la oncología–, vocal del consejo de administración de Duro Felguera –dedicada a la ejecución de proyectos relacionados con la energía, las comunicaciones, la seguridad y la defensa–, presidente del patronato de la Fundación Arquitectura y Sociedad, presidente del Consejo Asesor del bufete de abogados Roca Junyent y vicepresidente del patronato del Museo Reina Sofía.

Entre junio de 2004 y marzo de 2011, el exministro de Felipe González compatibilizó sus responsabilidades, además, con la Presidencia de la Fundación Euroamérica. Y entre febrero de 2006 y abril de 2009 fue consejero independiente de Renta Corporación, especializada en la compra y rehabilitación de edificios .

6. Juan José Laborda

Laborda asistió también al acto de la vieja guardia socialista este jueves. Ingresó en la UGT en 1974 y en el PSOE un año después. Fue elegido senador por Burgos en 1977 y mantuvo el escaño hasta 2008 –también presidió la Cámara alta entre 1989 y 1996–. Entonces, al igual que Rodríguez Ibarra, se convirtió en miembro electivo del Consejo de Estado. En esa misma fecha fue nombrado presidente de la Fundación España-Guinea Ecuatorial.

7. José Luis Corcuera

José Luis Corcuera inició su trayectoria como miembro del sindicato UGT, donde llegó a ocupar la Secretaría de Acción Sindical. Después dio el salto al PSOE y en 1988 se convirtió en ministro del Interior en sustitución de José Barrionuevo. Durante su mandato tuvieron lugar las conversaciones de Argel con representantes de ETA y se aprobó la Ley de Seguridad Ciudadana conocida como Ley Corcuera, de la que el Tribunal Constitucional anuló varios preceptos. Ello precipitó su dimisión como ministro del Interior en noviembre de 1993 y en mayo de 1994 renunció al acta de diputado.

En la actualidad ejerce con frecuencia de tertuliano en canales de la TDT como 13 TV. Corcuera es uno de los dirigentes de la vieja guardia que este jueves se reunió en Madrid para criticar un posible pacto con Podemos. Sería un "suicidio" acordar un Gobierno con los de Pablo Iglesias, consideró. Este viernes acudió a la sede socialista de Ferraz. Su objetivo era entrevistarse con el secretario de Organización, César Luena, pero no había concertado la cita donde, según indicó a los medios, quería advertir del "terrible error" que cometería el PSOE si se entendiera con el partido morado. Minutos después se fue con las manos vacías.

8. Javier Gómez-Navarro

Gómez-Navarro es otros de los exministros de González que apuesta por dejar al PP ocupar de nuevo la Moncloa. "PSOE y Ciudadanos deben firmar un pacto para abstenerse y permitir que el PP gobierne durante un mínimo de dos años", apuntó en Expansión. Ministro de Comercio y Turismo entre 1993 y 1996, ha desarrollado una intensa actividad en la empresa privada y también en organismos públicos o dependientes de la Administración.

Así, tras su salida del Gobierno, Gómez-Navarro ha dado numerosas conferencias sobre Turismo y Comercio, ha impartido clases –entre 2003 y 2004 fue profesor del curso de dirección y gestión de entidades deportivas Alfredo Di Stefano de la Universidad Rey Juan Carlos y que patrocina el Real Madrid–, y se ha convertido en presidente de la firma MBD, dedicada a la venta de activos y a la valoración de Inmuebles. También se sienta –desde mayo de 2006– en el consejo de administración de Técnicas Reunidasun cargo por el que ingresó 105.000 euros en 2013 y 93.000 en 2014, de acuerdo con los últimos datos disponibles.

Hay más. Gómez Navarro es uno de los socios fundadores de Joya de España, una compañía que organiza "viajes exclusivos y de lujo a España", según su propia página web. Además presidió las Cámaras de Comercio de España entre 2005 y 2011. Fue igualmente máximo responsable de Aldeasa (ahora World Duty Free Group) desde 2005 hasta 2012. Y se ha sentado igualmente en los consejos de administración de Altadis, Ibérica de Diagnóstico y Cirugía, Securitas, Sogecable, Isolux-Corsan, Expociencia y Pullmantur.

9. Julián García Vargas

Se trata de otro de los socialistas de la vieja guardia que acompañaron a Felipe González a lo largo de casi una década. García Vargas fue nombrado ministro de Sanidad y Consumo en 1986, asumió la cartera de Defensa en marzo de 1991 y la mantuvo hasta junio de 1995, cuando renunció de forma voluntaria. 72 horas después de las pasadas elecciones generales, se mostró a favor de que PP y PSOE garanticen una mayoría "estable" en el Congreso.

En la actualidad García Vargas ocupa al menos cuatro cargos. Forma parte, por ejemplo, del consejo de administración de Typsa, un conjunto de empresas consultoras en los campos de la ingeniería civil, la arquitectura, la industria y la energía, y el medio ambiente. Es también miembro del patronato de la Fundación Pfizer, controlada por la farmacéutica del mismo nombre y desde donde ha abogado por "repensar" el Estado de Bienestar y ha cargado contra lo "injusto" que es, a su juicio, el "todo para todos y gratis tan querido en ciertos medios sanitarios".

García Vargas ocupa igualmente la Presidencia de Honor de TEDAE, la Asociación Española de Tecnologías de Defensa, Aeronáutica y Espacio que integran empresas como Airbus, Indra, Cobra, Santa Bárbara, Navantia. Finalmente es vocal y tesorero de la Fundación Yehudi Menuhin, que debe su nombre al violinista y director de orquesta del mismo nombre y cuyo objetivo principal es promover la tolerancia y la diversidad cultural. En periodos anteriores ha sido también presidente de Aesmide –la asociación de empresas contratistas con las Administraciones Públicas– y se ha sentadpo en los conasejos asesores de Indra y Copisa.

10. Valeriano GómeZ

El suyo fue un ministerio breve al final de la etapa de Zapatero. Valeriano Gómez se convirtió en titular de Trabajo e Inmigración el 21 de octubre de 2010, así que apenas permaneció un año en el cargo. Después –no tenía experiencia previa en el Congreso– se convirtió en diputado raso. Fue el número tres en la lista del PSOE por Madrid en 2011. Anunció su retirada en noviembre de 2014, cuando manifestó su voluntad de dejar el hemiciclo al final del periodo de sesiones. "He cumplido una etapa", expresó.

Desde entonces, Gómez –uno de los cuatro exministros socialistas que en la portada del diario económico Expansión reclamaron un pacto bipartidista días después de las elecciones– está centrado en la actividad privada. El que fuera ministro de Trabajo preside desde febrero de 2015 el Comité Científico de la Fundación para el Desarrollo del Trabajo Autónomo y el Emprendimiento (Fundatae), que depende de la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae). También es vocal del Patronato de la Fundación José Ortega y Gasset - Gregorio Marañón.

11. Cristina Garmendia

Garmendia, ministra de Ciencia e Innovación durante la segunda legislatura de Zapatero, fue presidenta de la Fundación España Constitucional, la entidad que esta misma semana publicó un comunicado a favor de una gran coalición. Durante la campaña para las elecciones generales sorprendió su aparición en un acto de campaña de Ciudadanos, donde habló sobre la economía del conocimiento. Garmendia, que se integró en los gobiernos del PSOE siempre en calidad de independiente, descartó que esto supusiera su vuelta a la política.

En la actualidad se ofrece como conferenciante a través de la agencia Thinking Heads, donde se dice disponible para habar de cuestiones como la innovación, el emprendimiento, la biotecnología, las políticas públicas y el emprendimiento. En el ámbito de la empresa privada, Garmendia se hizo con un sillón en el consejo de administración de Gas Natural el pasado 14 de mayo de 2015, si bien la mayor parte de su experiencia profesional esta relacionada con la biotecnología –de hecho, es licenciada en Ciencias Biológicas en la especialidad de Genética–.

A fecha de mayo de 2015, cuando fue nombrada consejera de Gas Natural, Garmendia ocupaba al menos otros seis cargos: consejera y socia fundadora en Ysios Capital Partners, consejera en la Corporación financiera Alba, consejera en Distribución Integral Logista, presidenta del patronato de la Fundación Cotec y patrona de la Fundación EY. 

12. Joaquín Leguina

Leguina es otro de los exdirigentes socialistas que participó en la reunión de este jueves en Madrid para advertir a la actual dirección del PSOE de que no debe pactar con Podemos. Exdiputado y expresidente de la Comunidad de Madrid, se ha hecho frecuente en las de tertulias televisivas después de dejar la primera línea de la política –abandonó su escaño en 2008–. Es autor, además, de numerosos libros: Historias de la calle Cádiz (1985), La fiesta de los locos (1989), Tu nombre envenena mis sueños (1992), La tierra más hermosa (1996), El corazón del viento (2000), Cuernos (2002), Por encima de toda sospecha (2003), El rescoldo (2004),Conocer gente (2005) y Cuernos retorcidos (2008) son algunos de ellos.

En público ha criticado en numerosas ocasiones la negativa del actual secretario general del PSOE a pactar con el PP. Tras las pasadas elecciones autonómicas sostuvo que "no hay que demonizar a nadie" y advirtió a Pedro Sánchez de que al PSOE "le han nacido parientes próximos" en lo ideológico y que, "si se mete en la cama con alguno de ellos, no sé si va a salir vivo". "Que hagan lo que quieran pero que tengan cuidado. Lo han dicho los de Podemos: quieren comerse el espacio del PSOE", zanjó. Leguina fue, hasta hace pocos meses, miembro del Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid, que cerró sus puertas. Cobraba por ello 8.500 euros al mes y tenía derecho a secretaria y coche oficial. El consejo se reunía una vez a la semana. 13. Juan Carlos Rodríguez Ibarra

El histórico expresidente de Extremadura (1982-2007) tampoco se perdió el acto de este jueves en el que la vieja guardia socialista cargó contra Podemos. Dejó la política en 2007 y regresó a la docencia hasta 2009, pues es profesor titular de la Escuela Universitaria de la Facultad de Educacón en la Universidad de Extremadura. En septiembre de 2009 se acogió a la jubilación anticipada y, menos de dos años después, en junio de 2011, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero lo nombre miembro del Consejo de Estado. Por ese cargo ingresa dietas por asistencia con un tope mensual de 974,16 euros. 14. Bernardino León

Diplomático de carrera, Bernardino León fue secretario de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y secretario general de Presidencia durante las dos legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero. Después fue nombrado enviado especial de la Unión Europea al sur del Mediterráneo y enviado especial de la UE para Libia, destino donde fracasó su propuesta de Gobierno de unidad nacional para cerrar la crisis en ese país, pues fue rechazada por las dos facciones que operan sobre el terreno.

Desde noviembre de 2015 es director de la Academia Diplomática de los Emiratos Árabes Unidos. Su sueldo es de 49.000 euros al mes. Su misión, promover la política exterior de esta coalición de siete monarquías absolutas. En una entrevista reciente, consideró que tanto Mariano Rajoy como Pedro Sánchez deberían dar "un paso atrás" y que "la opción más virtuosa" tras las elecciones generales del 20-D es "un gran pacto" para hacer frente al "riesgo de inestabilidad" que entraña la situación política en Cataluña.

Las 10 informaciones de infoLibre más vistas en 2016...

Más sobre este tema
stats